Cómo comparar dos préstamos entre sí, caso práctico

Comparar entre dos préstamos bancarios no es tarea sencilla. En la publicidad de la mayor parte de entidades financieras vemos ofertas de préstamos, especialmente hipotecarios, en los que aparece cuál será el tipo de interés que se aplicará al préstamo, siendo la referencia que la mayoría de nosotros utilizamos para escoger el más barato de ellos cuando, en realidad, esta forma de comparar no es correcta.

Hagamos una sencilla prueba. Si tuvieses una oferta con los siguientes préstamos: Euribor + 0,5%, Euribor + 1% y Euribor + 2,5%, ¿qué oferta escogerías? La respuesta instantánea: la mayoría de los ciudadanos elegiría el primero de ellos puesto que, a priori, es el más barato. La respuesta meditada: depende de cuáles sean las otras condiciones del préstamo. Y la respuesta correcta, la segunda de ellas.

Generalmente, la publicidad de las sucursales bancarias utiliza el Tipo de Interés Nominal (TIN); pero esta publicidad puede inducir a engaño. No es correcto comparar dos préstamos utilizando solo el TIN ya que, aunque las condiciones del préstamo fuesen las mismas, este indicador no compara entre magnitudes homogéneas porque los plazos pueden ser diferentes. En realidad, para comparar entre dos préstamos es más adecuado utilizar su TAE (Tasa Anual Equivalente), que nos informa sobre el coste efectivo del préstamo.

Caso práctico

Vamos a comparar el coste efectivo de tres préstamos por valor de 12.000 euros para decidir cuál es mejor. Estos préstamos tienen las siguientes condiciones:

  • El primero, al 0,15% de interés nominal a devolver en el plazo de 9 meses, con una comisión de apertura al 4% y la contratación de un seguro de vida cuya prima es de 350 euros durante el primer año.
  • El segundo, al 2,5% nominal con un plazo de dos años subordinado a la contratación de un seguro de protección de pagos cuya prima es de 50 euros cada año y con una comisión de apertura del 3% y unos gastos de notaría de 100 euros.
  • El tercero, al 5% nominal a devolver en un año sin ningún tipo de condición adicional.

A priori, el préstamo más atractivo para un cliente sería el primero dado que el interés a pagar es del 0,15%. Sin embargo, vamos a calcular sus respectivas TAE para comparar el coste efectivo tomando la calculadora del banco de España.

Préstamo número 1

TAE del préstamo 1

Préstamo número 2

TAE del préstamo 2

Préstamo número 3

TAE del préstamo 3

Como vemos, pese a que el interés nominal del último de los préstamos era el mayor, la TAE ha resultado ser la menor de las tres (5,11%) mientras que la que aparentemente tenía un interés más reducido casi cercano al 0% es la que más coste efectivo tiene (11,93%). .

Conclusiones

Dado que, generalmente, las entidades financieras publican los tipos de interés nominales en letras grandes, puede dar la falsa sensación de estar haciendo un buen negocio cuando, en realidad, no es así. No debemos comparar el TIN, sino la TAE.

En cualquier caso, conviene echar un vistazo, además de la TAE, a los productos que la entidad financiera nos obliga a contratar para conceder el préstamo. Puede que el banco ofrezca un préstamo con una TAE menor pero, a cambio, tengamos que contratar tres o cuatro seguros, domiciliar la nómina y un sin fin de condiciones más.

Leave a Reply